Marketing de lujo: Yates

Diseño sin título

En el sector del lujo, el producto vendido ha de ser único y reservado solamente para un grupo reducido de afortunados, capaces de poder adquirir ese producto. El mejor marketing para este tipo de productos, no ha de centrarse solamente en la marca, sino en el propio cliente. El producto adquirido ha de hacerle diferenciarse del resto. Ha de hacerle sentir exclusivo.

Esta vez hablaremos de un producto en concreto que consigue de una manera muy eficaz ese sentimiento de exclusividad: los yates.

Las marcas de yates de lujo tienen como objetivo crear un sentimiento de que el producto que venden es único. Esto lo consiguen centrándose mucho en la presentación del propio yate, muchas veces decorado por importantes diseñadores de interior así como utilizando los mejores materiales del mercado. Las campañas de marketing incluyen muchas veces sesiones fotográficas con modelos en las cuales se lleva el barco a alta mar y en las cuales hasta se utilizan helicópteros para sacar las mejores fotos aéreas y así conseguir hacer la mejor presentación del yate posible. La eslora, las ediciones especiales e incluso algo tan trivial como la cantidad de tripulación que estará a servicio del cliente son factores que influyen en la decisión de compra y que han de ser explotados desde un punto de vista de marketing.

El afán de distinguirse del resto y la competición entre personas de su mismo estatus para ser el dueño del yate más grande y mejor es una oportunidad que las grandes marcas de yates aprovechan al máximo. Buscar lo último en tecnología, los modelos más futuristas e incluso tener los motores más potentes son algunas de las maneras de atraer compradores. Por supuesto cabe remarcar que en este mundo el coste no es problema y los encargados de preparar y vender los yates lo saben, por lo que pocas veces se echa un segundo vistazo a los costes. La persona que comprará el barco ha de enamorarse de él, y cuando esto ocurra no importará la cantidad de ceros que lleve la factura.

El cliente ha de sentir que ser relacionado con el yate que estás vendiendo mejorará su estatus. Este factor es en realidad muy importante ya que siempre se tiene en cuenta la personalización y la relación del yate con su dueño.  El barco ha de ser diferente y reconocible, que cree una reacción de “wow” para que así esté donde esté el barco, la gente lo reconozca y sepa que allí esta su dueño. Al final podríamos decir que se trata de una cuestión de marketing personal.

Escrito por Chanel Kwik

Chanel Kwik ha escrito 1 artículos en el Blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *